Colchones ortopédicos 

Mostrando 1 - 2 de 2 items
Colchones ortopédicos

Una cama no es nada sin un colchón de calidad. En Hogart sabemos que hay diferentes necesidades, y es por eso que ofrecemos una amplia gama de colchones para satisfacer todas las preferencias que garantizan un sueño reparador.

¿Cómo nos ayudan los colchones ortopédicos?

Pasamos alrededor de 26 años de nuestra vida en la cama, supuestamente para dormir, pero cuando se sufre de dolores y molestias, más que dormir, simplemente se pasa la noche moviéndose de un lado a otro. Un colchón ortopédico puede ser la solución para lograr un sueño placentero.

Identificar lo que necesitamos para conseguir un descanso y sueño óptimo, es un paso muy importante hacia nuestro objetivo. Lo que es ideal para una persona, puede que no sea adecuado para otro, y saber que los dolores y molestias pueden necesitar una atención especial, es primordial.

Los colchones ortopédicos son perfectos para quienes sufren molestias, especialmente en su parte posterior y en las articulaciones. Estos tipos de dolor necesitan especial consideración, y un colchón de estas características puede ayudarnos.

Los estudios han demostrado que la calidad del apoyo del colchón, empieza a reducirse después de 7 años. A los 8 años, un colchón nuevo es esencial para conseguir dormir correctamente, y un colchón ortopédico puede ser la cura a tus problemas para coger el sueño. ¿Por qué?

Ofrecen un extra en firmeza

Están diseñados para brindar un apoyo máximo durante toda la noche, permitiendo que puedas apoyar suavemente la espalda y las articulaciones para minimizar las molestias y dolores.

El firme apoyo distribuye el peso del cuerpo para aliviar el estrés en la columna vertebral, alivia los puntos de presión dolorosos y ayuda a mantener la alineación natural de la columna vertebral.

Los altos niveles de apoyo se proporcionan en las áreas del cuerpo que son el soporte del peso durante la noche: el cuello, la espalda, las caderas y la parte inferior del cuerpo, para garantizar que no se pase una noche por el dolor o la incomodidad.

Es especialmente firme en la zona de la espalda, para que no se hunda, como suele suceder con otros tipos más suaves de colchones. Si tu colchón es demasiado blando, se hundirá, lo que significa que la columna estará doblada de una manera poco natural, que a menudo produce dolor de espalda.

Influenciado por el estudio médico de la ortopedia, que se centra particularmente en el estudio de los trastornos y deformidades en la columna vertebral y las articulaciones, un colchón ortopédico está especialmente diseñado para paliar los dolores de estas zonas mientras se duerme.